Añadir esta página a mis balizas Ver mis balizas
mapas, redes y sincronizaciones como metáfora del pensamiento artístico
  english translation castellano mail
buscar generar mapa
introducción | desarrollo | conclusiones | fuentes
relaciones
  Capítulos
Introducción
Acercamiento al concepto de espacio
Concepto de identidad
Concepto de tiempo
Concepto de ritmo
Concepto de transformación
Concepto de interconexión
Concepto de unidad
Sobre la manera de pensar el espacio
Sociedad matérica, fluida, de intercambio, conexiones y conciencia.
Áreas de investigación
Atraviesos y paralelismos
Zonas de pensamiento
Herramientas de creación de conocimiento e interrelación de datos
Procedimiento
Sincronicidad y creación de conocimiento
Estructuras, lenguaje y creatividad
Dédalos, dudas, paradojas y accidentes.
Aproximaciones desde la ciencia
La teoría del cordón de la bota
Proceso y referencias generales
Consideraciones finales: Acerca de la trazabilidad de documentos
Consideraciones finales: Acerca del formato
  ideas
Paradojas
  partículas
koan
Dédalos, dudas, paradojas y accidentes.

La peregrinación a través de las distintas relaciones crea un espacio de tipo dedálico en el que la desorientación generada por la propia búsqueda y los múltiples grados de libertad disponibles para la elección del camino fomentan el crecimiento de un proceso sistemático de duda.

"La inteligencia, que en cierto sentido es la duda sistemática, no puede ir muy lejos sin abrazar su polo opuesto: la fe instintiva. Mientras la inteligencia y la fe se excluyan mutuamente, existirá una contradicción imposible, dado que en la medida en que la inteligencia es duda sistemática, no puede confiar en si misma. De ahí que la inseguridad sea la neurosis peculiar del hombre civilizado y elabore sistemas cada vez más complejos de protección jurídica, seguridad, y verifique repetidas veces todo acto decisivo." biblio pág. 38

Según Alan Watts este conflicto viene creado por la oposición entre la inteligencia y el instinto, la conciencia y el yo que "posee" dicha conciencia. Watts argumenta que esto se debe a la torpeza a la hora de usar nuestro lenguaje y a nuestra pobre comprensión de las relaciones: es mucho más fácil para nosotros considerar que los términos opuestos se excluyen mutuamente que verlos como interdependientes. "(...) la descripción de relaciones siempre tiende a parecer paradójica", apunta Watts en referencia a la expresión mediante palabras de un estado de la mente que sea vivencial en lugar de intelectual.

El enfrentamiento con el propio yo crea la contradicción. Tras la búsqueda, la oscilación y la pérdida (del centro, del tesoro, del yo, de la vida), vacilante primero y definitiva posteriormente, se crea la paradoja que se resuelve como si de un koan zen se tratase: con el abandono de uno mismo frente a sí mismo. Es en este mismo momento cuando se produce "el despertar" o "la iluminación" en el que todo recupera su justo valor: es el momento de la aceptación (de uno mismo, del propio camino como finalidad en sí, de la falta de control 1, del accidente).

De acuerdo con su etimología griega, Krisis significa "decisión" y deriva de Krino "yo decido, separo, juzgo". En este sentido, crisis es para el hombre vivir una situación en la cual las bases de sus ser y de su actuar, es decir sus creencias e ideas más primarias sobre sí mismo y su vocación, se ven cuestionadas, frágiles o inseguras. Y en esa situación de crisis el hombre está obligado a volver a decidir, separando lo esencial de lo accidental, redescubriendo las certezas fundamentales sobre lo que él es y sobre lo que debe venir después de su actuar. Vale decir que las crisis son para el hombre una situación de replanteos y no sólo en un nivel que podríamos denominar de orden filosófico, sino que esencialmente se trata de una actividad intelectual que antecede a una acción, tal como lo expresa el verbo krino: "separar, juzgar y decidir".

(...). Einstein en su momento nos había señalado que "los problemas deben ser resueltos en un nivel de pensamiento distinto del que fueron concebidos". link


El dédalo de múltiples opciones entre las que uno se pierde se ha transformado en laberinto: un único sendero que nos hace atravesar la confusión por medio de un viaje iniciático que nos lleva a la transformación. 2

Estas paradojas juegan con el significado profundo y complejo de todo el pensamiento simbólico, capaz de comportarse como una gran madre (⁓ la gran madre tierra) y acoger en su seno cualquier concepto o cualquier idea por muy llena de contradicciones que se encuentre. Los arquetipos colectivos se complementan, yuxtaponen y superponen generando una cosmología que integra los opuestos de un modo natural.

"El verdadero genio de los artistas zen chinos y japoneses en la utilización de accidentes controlados va más allá del descubrimiento de la belleza fortuita. Radica en la capacidad de expresar artísticamente la percepción de esa última perspectiva desde la cual "todo vale" y en la que "todas las cosas son de una taleza". La mera selección de cualquier forma al azar confunde los dominios artístico y metafísico; no expresa lo uno en términos de lo otro. (...) En la naturaleza, lo accidental siempre se reconoce en relación con lo ordenado y controlado." biblio pág.82

De ahí que la exploración de situaciones no habituales sean práctica común dentro del paisaje artístico contemporáneo. El trabajo consiste en encontrar el marco adecuado en el cual lo accidental sea posible y, además, entre en correspondencia con lo que lo rodea, dotándolo de un significado. Es, así mismo, un modo de hacer que pone de manifiesto esta relación de interdependencia del macrocosmos y el microcosmos, del objeto y la sociedad, del instinto y la razón, y en el que el artista, utilizando su serendipia, es un mediador que ayuda a desvelar las interconexiones no visibles, no predecibles, no esperadas, añadiendo un matiz nuevo y diferente a nuestra concepción de la realidad.

(...)No se puede negar que la cosmovisión de Ibn, 'Arabî tiene de hecho un notable aspecto filosófico que permite este tipo de interpretación. Sin embargo, el problema del Uno y los Muchos es, para Ibn 'Arabî, ante todo, una cuestión de experiencia. Ninguna explicación filosófica puede hacer justicia a su pensamiento sin el respaldo de la experiencia personal de la Unidad del Ser (wahdat al­-wuyûd). La proposición «Adán se unió a sí mismo», por ejemplo, no dejará de resultar desconcertante y perturbadora a nuestra razón mientras no se transforme en objeto de experiencia. 

Al fin y al cabo, la interpretación filosófica es una idea tardía aplicada al contenido desnudo de la intuición mística. El contenido desnudo en sí no puede ser expresado por el lenguaje filosófico. Ni existen medios lingüísticos con los que transmitir inmediatamente el contenido de la intuición mística. Si, a pesar de este hecho básico, uno se obliga a sí mismo a expresarlo y describirlo, debe recurrir al lenguaje metafórico o analógico. link





Notas al pie

1Según dice Alan Watts el inesperado hecho psicológico es que el hombre es incapaz de controlarse, a no ser que se acepte a sí mismo. biblio pág 56
2La diferencia entre dédalo y laberinto nos la pone de manifiesto Sig Lonegren en la pág 55 de su libro "El poder Mágico de los laberintos" cuando dice: El Minotauro debió ser mantenido en un dédalo muy complicado, no en un laberinto. Los expertos modernos en laberintos insisten en que consisten en una línea única (unidireccional), no una serie de opciones como se le presentaban a Teseo. (...) utilizaron la palabra laberinto en lugar de dédalo porque era la palabra utilizada en el primitivo mito minoico, pero se habían olvidado de los aspectos mágicos de este espacio sagrado unidireccional.
Vista de impresión
 atrás pág.1

Creative Commons License Esta obra pertenece a Celia Gradín bajo una licencia de Creative Commons salvo los documentos citados que son propiedad de sus autores.