Añadir esta página a mis balizas Ver mis balizas
mapas, redes y sincronizaciones como metáfora del pensamiento artístico
  english translation castellano mail
buscar generar mapa
introducción | desarrollo | conclusiones | fuentes
relaciones
cabecera: fiabilidad y credibilidad de las fuentes nav. por cabeceras otras cabeceras
navegar por ideas otras ideas
La información corre veloz en estos días, corre veloz y sin criterio.
No se puede separar la velocidad de la riqueza, según Paul Virilio, y añade: Si se da una visión filosófica de la velocidad, se puede decir que no es un fenómeno, sino la relación entre los fenómenos. Dicho de otro modo, la relatividad en sí misma. Se puede llegar incluso más lejos y decir que la velocidad es un medio. Que la velocidad es el poder mismo y que los poderosos son los que guían las energías y dan un ritmo a la sociedad que controlan son afirmaciones que nos desembocan en el necesario análisis de la crisis de los medios actuales. biblio

Ignaci Ramonet nos amplía la panorámica de la misma:
La prensa escrita de pago tiene como potentes competidores directos a los periódicos gratuitos, financiados completamente por la publicidad.
Para resistir el embate proponen, en su mayoría, por un pequeño suplemento en el precio CD's DVD's, enciclopedias, libros, etc.
Todo ello lleva a reforzar la confusión entre información y marketing, con el peligro de que los lectores ya no saben lo que compran. Los periódicos echan a perder su identidad, desvalorizan el título y se encajan en un engranaje diabólico en el que se ignora el contenido.

La otra causa externa es, por supuesto, Internet con 700 millones de usuarios.

En los países desarrollados, muchos abandonan la lectura de la prensa escrita e incluso la televisión por la pantalla del ordenador. La subscripción digital es más barata, y en un cada vez más elevado porcentaje los lugares públicos (bares, cafés, etc.) tienen licencias de acceso a la prensa en linea, a las emisiones de radio o tv, a películas, juegos de video, etc..

También encontramos el fenómeno de los "blogs", tan característicos de la cultura de la web que han explotado por todas partes en el curso del segundo semestre del 2004, y que, con el tono del diario íntimo, mezclan a veces, sin complejo, información y opinión, hechos verificados y rumores, análisis documentados e impresiones fantásticas. Su éxito es tal que ahora los encontramos en la mayor parte de los periódicos en línea. Este furor nos muestra que muchos lectores prefieren la subjetividad y la parcialidad asumida por los bloggers a la falsa objetividad y a la imparcialidad hipócrita de una cierta prensa. La conexión a la galaxia Internet a través del móvil.que.todo.lo.hace podría acelerar el movimiento. La información se vuelve cada vez más móvil y más nómada. Podemos saber, en cualquier momento, qué es lo que pasa en el mundo.

Resultado: Todos los sectores de información, externos a Internet, pierden audiencia, la competencia entre los medios de comunicación se ha vuelto muy fuerte.

Pero esta crisis tiene también causas internas que se deben, principalmente  a la pérdida de credibilidad de la prensa escrita. En primer lugar, porque esta pertenece en cada vez mayor medida a grupos industriales que controlan el poder económico que a menudo están en connivencia con el poder político. Y también porque la toma de partido, la falta de objetividad, las mentiras, las manipulaciones e incluso las chaladuras no dejan de aumentar. Se sabe que nunca ha existido la edad de oro de la informacion, pero estos derivados rayan ahora las cotas mínimas de calidad. En los Estados Unidos el incidente de Jayson Blair, este periodista estrella falsificador de hechos, plagiador de artículos copiados de Internet e inventor de decenas de historias, ha causado un perjuicio colosal al New York Times, que había publicado a menudo en "une" sus fabulaciones. Este periódico, considerado como una referencia por los profesionales, ha vivido en esta ocasión un verdadero seísmo.

A estos desastres, hay que añadir la repetición por los grandes medios transformados en órganos de propaganda, en particular la cadena Fox News, de las mentiras de la Casa Blanca a propósito de Irak. Los periódicos no han verificado ni puesto en duda las afirmaciones de la administración Bush. Si lo hubieran hecho, un documental como Fahrenherit 9/11, de Michael Moore, no hubiera tenido un éxito tan grande. La información que aporta la película estaba disponible desde hacía mucho tiempo, aunque había sido ocultada por los medios de comunicación.
[...]
El fenómeno es idéntico en otros países. En España por ejemplo, las mentiras oficiales acerca de las consecuencias del Prestige y la ocultación del movimiento social surgido a raíz de los hechos, se ponían de manifiesto al surgir nuevos canales, no pertenecientes a los grandes grupos, de contrainformación. link

Las grandes manifestaciones contra la guerra de Irak, su escasa repercusión mediática y la manipulación librada por los medios gobernados por el gobierno de José María Aznar intentando imponer una "verdad oficial" para servir a las ambiciones electorales y ocultando la responsabilidad de la red Al-Qaida mientras atribuían el crimen a la organización vasca ETA, no son más que la muestra de la alianza cada vez más estrecha entre los poderes económico y político. La credibilidad de los medios de comunicación ha sufrido daños devastadores, revelando un inquietante déficit democrático.
Podemos preguntarnos, a la luz de estos hechos, si la noción de prensa libre no está a punto de perderse.

Los dueños de los grandes grupos mediáticos manifiestan públicamente sus intenciones de manipulación ideológica de las masas cuyos objetivos comerciales no consideran la ética de la información. link

La publicidad no es con frecuencia más que mera propaganda, una verdadera máquina de guerra ideológica al servicio de un modelo de sociedad basado en el capital, el mercado, el comercio y el consumo.
No debemos olvidar que la publicidad se vincula a la primera y más poderosa de las artes: la manipulación de los seres humanos.
¿Cómo actúa pues la publicidad para influirnos? Algunos han imaginado un mensaje reducido a una única imagen cuyo efecto sería considerable. Semejante procedimiento, llamado de imágenes subliminales, hace imperceptible la publicidad. Insertando una imagen parásita entre las 24 por segundo que desfilan en el cine (25 imágenes por segundo en televisión), no se produce la persistencia en la retina. El ojo ve y el cerebro se informa, pero por debajo del umbral de la consciencia . Se trata del efecto subliminal (del latín sub limen, bajo el límite). link

Cada vez más, los ciudadanos toman conciencia de estos nuevos peligros. Manifiestan una extrema sensibilidad al aspecto de las manipulaciones mediáticas y parecen convencidos de que, en nuestras sociedades sobremediatizadas, vivimos paradójicamente en un estado de inseguridad informacional. La información prolifera, pero con una garantía de fiabilidad nula. Asistimos al triunfo del periodismo de especulación y de espectáculo, en detrimento del periodismo de información. La puesta en escena (el embalaje) lo arrastra por encima de la verificación de los hechos.

En lugar de constituir el último bastión contra este resultado debido también a la rapidez y a la inmediatez, numerosos medios de comunicación se han equivocado en su misión y contribuido a veces, en el nombre de una concepción perezosa o policial del periodismo de investigación, a desacreditar eso que se llamaba antes "el cuarto poder". link
 



 

IDEAS EN ESTA CABECERA:

  El control de Internet
  La tiranía de la comunicación


Fecha de modificación: 30/12/2005 12:11
Fecha de creación: 12/07/2005 10:45
Generar diagrama a partir de este elemento
Vista de impresión
cabecera 8 de 14  atrás pág.1

Creative Commons License Esta obra pertenece a Celia Gradín bajo una licencia de Creative Commons salvo los documentos citados que son propiedad de sus autores.