Añadir esta página a mis balizas Ver mis balizas
mapas, redes y sincronizaciones como metáfora del pensamiento artístico
  english translation castellano mail
buscar generar mapa
introducción | desarrollo | conclusiones | fuentes
relaciones
  cabeceras
danzando
  links
Danza duende
cabecera: danzando nav. por cabeceras otras cabeceras
idea: Danza Duende navegar por ideas otras ideas

HISTORIA DE LA DANZA DUENDE:

La Danza Duende es una vía del guerrero contemporáneo, con la aplicación de una ética, de una atención y de una actitud que permite al aprendiz de convertir su vida en la expresión viva de su obra prima - una auténtica dignidad humana – por medio de una profunda aspiración altruista.

Este proyecto surgió de forma espontánea a medida que mi trabajo, alejándose cada vez más de las categorías de danzas de repertorio, se fue volviendo inclasificable.

Al haber tomado conciencia de las implicaciones artísticas y personales de mi propia experiencia como bailarina, como mujer y como ser humano, empecé a buscar los medios que me permitieran compartir esta vivencia con mis innumerables alumnos.

Mi profunda admiración por las Danzas Tradicionales, por las Artes Marciales y las Artes Interiores, mi formación clásica original y mi empeño total en una vía espiritual milenaria, se han unido en una sola danza sin nombre.
Efectivamente, esta danza sigue sin nombre que la define ya que la Danza Duende es un medio y no un fin.

No se trata de crear un estilo de movimiento ni de formar clones. Muy por el contrario: se trata de restaurar une visión sagrada y sencilla de la danza a un nivel profesional infinitamente creativo.

Se trata de liberarse de conceptos limitados, de liberarse profundamente gracias a la bondad intrínseca y a la disciplina, indispensables para vivir tal Libertad.

Para enseñar la Danza Duende, aplico sus propias reglas que consisten esencialmente en abrirse, en conectarse con el momento presente y en ganar confianza en sí mismo poco a poco hasta superar los temores y las expectativas. Aprendemos a utilizar los dolores y los milagros de nuestra vida como material de transmutación. Todo el proceso es improvisado a partir de la realidad movediza de los participantes, del momento, del lugar y del (de los) profesor(es). Lo que se llama "entrar en el flujo", es decir "Duende".

La estructura del trabajo se basa en un aspecto emocional o sentimental particular, escogido con anterioridad en función de las cualidades que deseamos invocar y desarrollar. Sin intelectualizar ni filosofar sobre nuestra pesquisa, la viviremos tal y como es, en interdependencia con el grupo, sin perder nunca nuestra propia autonomía individual.
Es un recorrido solitario, a veces difícil, a veces euforizante, a veces hilarante, en que se producen encuentros extraordinarios consigo mismo y con los demás.

Es importante definir claramente que se trata de abordar la danza con un objetivo profesional y no de proponer una terapia ni una vía espiritual específica, aunque es posible que algunos elementos de estas materias puedan (o no) desarrollarse.

Es deseable, en el marco de esta búsqueda, utilizar técnicas ilimitadas de movimiento o de desarrollo personal. Esto permitirá a la Danza Duende transformarse y adaptarse a la necesidad de todos los seres que la estudiarán y que con ella enriquecerán sus horizontes, gracias a su propia sensibilidad. Hay una puerta abierta a todo tipo de aportaciones y a la institución de una actitud de humildad y dignidad asumidas en la postura artística y sobretodo en su transmisión.

Varios son los objetivos que se reúnen en esta vía:

1. La excelencia artística y humana.
2. La transmisión de dimensiones espirituales y éticas universales en el aprendizaje del arte.
3. La noción de responsabilidad individual y universal en la divulgación y comercio del arte.
4. El combate contra la ignorancia.
4.1. La desmitificación del concepto común de "artista maldecido", que se traduce por una fascinación sutil por las actitudes destructivas.
4.2. La fundación sólida de un espíritu de solidaridad y confianza, en el seno de la comunidad artística.
5. La apertura infinita, la curiosidad y el respecto por todas las formas de conocimiento artístico, sin discriminación y sin juicios de valor.
6. El retorno del reconocimiento de la Danza, libre de "intelectualismo".
7. La asignación de fondos, a través de la inversión de empresas privadas en expresiones artísticas humanitarias.
8. Un cambio profundo de las perspectivas y los objetivos de la enseñanza de las artes del espectáculo, para que pueda trascender sus limitaciones habituales.
leer +


Zona primaria: pensamiento de unidad

Fecha de modificación: 09/02/2007 09:35
Fecha de creación: 09/02/2007 09:34
Compilador: Celia Gradín
Generar diagrama a partir de este elemento
Vista de impresión
idea 3 de 3 en danzando  atrás pág.1

Creative Commons License Esta obra pertenece a Celia Gradín bajo una licencia de Creative Commons salvo los documentos citados que son propiedad de sus autores.